¿Qué es el certificado energético de una vivienda y cómo obtenerlo?

certificado-energetico-123

Hace ya unos años, España introdujo una nueva ley que obliga a los propietarios a obtener certificados de eficiencia energética antes de poder vender o alquilar sus casas: el Real Decreto 235/2013. Esta norma parte de una iniciativa más amplia del gobierno para impulsar el parque inmobiliario en España hacia un futuro más eficiente en materia de energía, siguiendo la línea de otras naciones europeas que han instituido el mismo sistema de calificación o uno similar en los últimos años en aras de completar la implementación de la Directiva 2002/91/EC del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo. Esta Directiva estableció el marco para determinar el rendimiento energético de todos los edificios de la Unión y estableció la obligación de proporcionar un certificado de rendimiento energético a los compradores o inquilinos en los contratos de venta o arrendamiento.

Debido a ello y porque sabemos que el ahorro energético te preocupa, si te estás planteando comprar o alquilar una nueva propiedad seguramente una de las preguntas que te vengan a la mente en algún momento del proceso será: ¿cómo puedes saber cuánta energía consumirá tu nueva casa?. La mejor manera de saberlo es sin duda, a través de un certificado energético. Por lo que si tienes dudas acerca de qué es, para qué sirve, cómo se obtiene o cuánto cuesta, sigue leyendo y te informamos acerca de todo lo que debes saber.

¿Qué es el certificado de eficiencia energética?


Un certificado energético es un documento que acredita la eficiencia energética de la que goza una propiedad determinada, al igual que las pegatinas multicolores que se ven en los nuevos electrodomésticos te muestran la eficiencia energética del aparato en cuestión. Las clasificaciones varían desde la «G», que es la clasificación más ineficiente y está indicada con un color rojo, hasta la «A», que significa que es muy eficiente y se muestra en verde oscuro.

Para qué sirve el certificado energético


El propósito del certificado de eficiencia energética es dar al futuro comprador o arrendatario una indicación de cuánto le costará calentar e iluminar su propiedad, y cuánto CO2 emite la misma.

Así, el decreto estipulado marca una serie de requisitos necesarios y en él se indica que tendrá que presentar un certificado de eficiencia energética ante posibles compradores e inquilinos, el cual contiene un informe objetivo acerca de las características energéticas de la vivienda. Con ello cada persona puede evaluar y hacer comparaciones de sus diferentes opciones antes de adquirir o alquilar una propiedad.

Qué información proporciona


Saber qué es el certificado energético te ayudará a conocer la siguiente información acerca de una vivienda:

Identificación del edificio o de las unidades individuales del edificio que se están certificando.
Descripción de las pruebas, comprobaciones e inspecciones que realiza el técnico al otorgar la certificación.
Descripción de las características energéticas del edificio, el aislamiento térmico, las instalaciones, las condiciones normales de funcionamiento y ocupación, el confort térmico, la iluminación, la calidad del aire interior y otros datos utilizados para obtener la calificación de eficiencia energética del edificio.
La clasificación de eficiencia energética del edificio existente. Se expresa por la etiqueta energética calificada de A (más eficiente en términos de energía) a G (menor eficiencia).
Recomendaciones para el propietario sobre posibles mejoras que pueden hacer que la clasificación energética asignada suba de nivel en aquellos caso en que se haya calificado con letra B o C; o hasta dos niveles si la clasificación existente cae dentro de los grados de letra D, E, F o G.

Información sobre el certificado energético

informe energetico

Cómo se obtiene el certificado energético en España

El proceso para conseguir el certificado energético para una vivienda es bien sencillo. De entre todos los medios disponibles, puedes contactar con nosotros directamente a través de los formularios en la web, o manda un email, o nos llamas directamente, y te atenderemos enseguida.

A continuación, tendrás que solicitar un presupuesto y una cita con el técnico cualificado en cuestión que se encargará de la inspección y de reunir la información administrativa básica sobre la ubicación de tu propiedad y otros datos generales sobre el edificio en el catastro, así como las facturas pasadas (en caso de existir) para hacerse una idea del consumo.

Tras eso, el técnico llevará a cabo una auditoría energética in situ para obtener la información necesaria que se utilizará para generar el certificado de eficiencia energética.

Durante la revisión de la vivienda, el técnico recogerá información relacionada con las características físicas del edificio, tales como: orientación, exposición exterior, aberturas de ventanas y puertas, junto con una revisión de los sistemas del edificio para identificar cargas mecánicas, de agua y eléctricas.

Después de la auditoría in situ, el técnico utiliza un programa informático autorizado por el Ministerio de Industria para realizar sus cálculos de eficiencia energética y poder elaborar el correspondiente informe en el que presentará los resultados así como diversas recomendaciones de mejora junto con la determinación de la calificación de letra de eficiencia energética existente (entre la A y la G).

Una vez completado, el certificado debe registrarse para ser validado por la Administración Autónoma local y se entregará una copia original al propietario para que lo conserve en su archivo durante 10 años o hasta que sea revalidado.

¿Qué tipos de inmuebles requieren el certificado energético?>

El certificado es obligatorio para todos los propietarios de un edificio, una vivienda unifamiliar, un piso o un local cuando quieran alquilarlo o ponerlo en venta. Es exigible tanto a los de nueva construcción como a los edificios más antiguos que se venden o alquilan a nuevos propietarios o inquilinos, por lo que deberás adquirirlo antes de anunciar la unidad para su venta o alquiler.

El certificado debe incluirse en la información que el vendedor o el propietario proporciona al comprador o al inquilino antes de iniciar las negociaciones de la transacción. No obstante, existen ciertos edificios a los que no se les requiere tener la certificación.

Los edificios de carácter residencial que están exentos de certificado de energía son:
Edificios (o sus viviendas o unidades individuales) con una superficie útil total inferior a 50 m2.
Edificios (o unidades residenciales dentro de edificios) utilizados durante menos de cuatro meses al año o por un tiempo limitado al año con un consumo de energía previsto de menos del 25% del consumo anual. En estos casos, debe existir una declaración presentada por el propietario de la vivienda que se utiliza para el alquiler a corto plazo.

comunidades


En Plataforma de Rehabilitación Integral te lo ponemos muy fácil para conseguir el certificado energético de tu vivienda.

Sigue estos cuatro sencillos pasos y obtenlo de manera sencilla y eficaz:

Presupuesto preliminar: contáctanos y te informaremos del presupuesto o de cualquier duda que tengas sobre cómo obtener el certificado.
Visita de un técnico profesional: Un profesional realizará la evaluación del inmueble
Elaboración del certificado: Elaboramos el certificado y te indicaremos una serie de recomendaciones de mejora para mayor eficiencia.
Entrega del certificado: Nos encargaremos de entregar el certificado al propietario junto con la etiqueta de eficiencia energética.

Fuente:Iberdrola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba Ir al contenido