Hoy abordamos una cuestión habitual a la hora de realizar reformas y rehabilitaciones (y también en obras nuevas) que tienen entre sus objetivos aumentar la accesibilidad y mejorar el confort. ¿Cómo es un ascensor accesible? ¿Qué requisitos debe cumplir? ¿Es necesario que tenga unas medidas especiales?

ascensor-accesible-main

Definición y normativa sobre los ascensores accesibles


Un ascensor accesible es aquel en el que cuyo diseño, fabricación e instalación se han tenido en cuenta las adaptaciones oportunas para poder ser utilizado por personas con cualquier tipo de discapacidad. Los aspectos a tener en cuenta afectan al acceso, a las dimensiones de la cabina, a los elementos de control y a la señalización visual y sonora del ascensor.

A nivel legal, los requisitos que debe reunir un ascensor para que pueda ser considerado accesible está recogidos en la normativa UNE EN 81-70:2004 relativa a la “Accesibilidad a los ascensores de personas, incluyendo personas con discapacidad”, incluida, a su vez, en el Documento Básico de Seguridad de Utilización y Accesibilidad (CTE-SUA) del Código Técnico de Edificación (CTE). Esta normativa debe cumplirse a nivel local, autonómico y estatal.

¿Deben todos los edificios tener un ascensor accesible?


Desde diciembre de 2017, todos los edificios residenciales y públicos, sin excepción, deben disponer de accesos adaptados para personas con discapacidad (Real Decreto Legislativo 1/2013 sobre la accesibilidad, y posteriormente en la Ley 8/2013 de 26 de junio sobre la rehabilitación, la regeneración y la renovación urbana (LRRR)) y esto afecta también a los ascensores.

Si en el inmueble existen viviendas adaptadas u oficinas en las que trabajan personas con discapacidad o problemas de movilidad que necesiten sillas de ruedas u otras soluciones para desplazarse, las medidas del ascensor tendrán que adaptarse obligatoriamente.

Elementos de un ascensor accesible


A continuación, detallamos, de forma precisa y ordenada, cuáles son los elementos y requisitos que debe cumplir un ascensor accesible.

Accesos


Para facilitar la entrada y la salida y las maniobras asociadas a tales acciones, frente a la puerta del ascensor debe hacer un espacio, libre de obstáculos y sin inclinación, en el que usuario de una silla de ruedas pueda realizarun círculo de 150 centímetros de diámetro (es decir, que pueda dar una vuelta sobre sí mismo).

Por otra parte, y para garantizar la entrada segura de los usuarios, la separación entre el suelo del rellano y la cabina del ascensor será, como máximo, de 2 centímetros en horizontal y de 1 centímetro en vertical.

Puertas


Las puertas de un ascensor accesible deben ser siempre automáticas y correderas, y permanecer abiertas, al menos, durante 20 segundos. También deben incorporar, en el interior de la cabina, un botón de “cierre”, y un sensor de detección que cubra la altura entre 25 y 180 centímetros por encima del suelo. A fin de poder ser cruzadas por el usuario en silla de ruedas sin problemas, la puerta del ascensor accesible debe tener un ancho mínimo de 80-85 centímetros.

Cabina


La cabina de los ascensores accesibles debe tener, como mínimo, 1 metro de ancho por 1,25 metros de fondo, aunque la recomendación es ampliar esta medida a 1,1 metros de ancho por 1,4 metros de largo. No hay que olvidar que una de las principales características de un ascensor accesible es que dentro quepan tanto una persona en silla de ruedas como su acompañante (si es necesario).

En algunos casos, y si existe espacio disponible, se aconseja que las dimensiones permitan a las personas en silla de ruedas maniobrar dentro sin problemas (1,5 metros x 1,5 metros). De no ser así, se recomienda poner en el interior del ascensor un espejo situado a una distancia de entre 30 y 90 centímetros del suelo para no provocar confusión en personas con capacidad visual reducida.

Además, el ascensor accesible debe disponer de un pasamanos lateral colocado a una altura de 90 centímetros, separado a su vez 35 mm del paramento, y con los extremos doblados hacia la pared.

ascensor-accesible-body

Botones y dispositivos de control


Para mejorar su accesibilidad y facilitar su uso, la botonera del ascensor accesible debe incluir caracteres en Braille, en relieve y contrastados cromáticamente. Los botones estarán a una altura comprendida entre 90 y 110 centímetros, de tal forma que queden al alcance de personas en silla de ruedas.

En el caso de edificios con varios ascensores en los que alguno de ellos no sea accesible, el que sí lo sea deberá estar señalizado (con el símbolo internacional de accesibilidad) y tener un botón de llamada individual.

Señales visuales, señales sonoras e iluminación


Tanto el interior como el exterior del ascensor accesible debe tener un sistema de señalización para indicar en qué planta está el ascensor y su sentido de desplazamiento. Este marcador se situará sobre las puertas o junto a los dispositivos de control.

La cabina del ascensor también debe incorporar una señal sonora que indique la apertura/cierre de puertas y la planta de parada.

Por último, en los ascensores accesibles las luces de la cabina estarán en el techo, fuera del ángulo de visión de los usuarios y generando una iluminación homogénea.

La accesibilidad es un derecho que afecta directamente a una gran parte de la sociedad. Aplicada a los edificios, es la capacidad de éstos para que todas las personas, independientemente de sus condiciones de movilidad, puedan acceder y recorrer sus espacios sin obstáculos. Instalaciones, accesos, iluminación, suelos… Para que un edificio sea accesible, sus diferentes elementos deben estar adaptados, y el ascensor es uno más de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Ir al contenido